Ser un profesional en la instalación de sistemas de refrigeración, calefacción o aparatos que funcionen con gas es, sin duda alguna, una de las profesiones más rentables en la actualidad española. Son muy pocas las casas o locales que no cuenten o no estén pensando instalar uno de estos sistemas.

Pero, debido al alto volumen de trabajo ha surgido también un alto volumen de personas no calificadas para realizarlo. Debido a esto, en el año 2006 se promulga la Instrucción Técnica Complementaria ITC-ICG 09 “Instaladores y empresas instaladoras de gas” del Reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos, aprobados por Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, que se encarga de regular a todos los técnicos y empresas instaladores de gas.

En esta Instrucción Técnica se detallan, no solo los requisitos que un técnico debe cumplir para certificarse y ser reconocido legalmente como instalador de gas, sino que también, se especifica el alcance y las competencias de cada una de las distintas categorías en las que puede hacerlo.

El instalador de gas categoría B, es un técnico capacitado para realizar casi todas las actividades concernientes a sistemas de gas, hay algunas actividades y procesos que, a pesar de contar con el conocimiento técnico, no podrá realizar por razones de ley.

Sin embargo, certificarse como técnico instalador de gas categoría B, es una llave para poder conseguir trabajo, ya que, por razones de ley nadie puede contratar a técnicos instaladores de gas que no estén debidamente certificados.